Friday, September 5, 2014

Su Única Esperanza

Su Única Esperanza

Contrasta la reacción de la audiencia del rey Benjamín con las expectativas modernas y sensibilidades. Queremos oír cosas agradables. Queremos que nuestra auto-imagen sea mejorada. Queremos historias que nos dicen que somos gente buena en un buen lugar haciendo cosas buenas y que estamos mejorando cada día. Queremos sentir reasegurado o tranquilizado. Audiencia del rey Benjamín se sintió amenazado, nervioso y consternado. Ellos fueron reducidos a temblar temerosamente, en lugar de vivas a su grandeza. Un sermón como el rey Benjamín entregó conduciría a la audiencia por las puertas en la actualidad.

Tenga esto en cuenta al leer la reacción registrada en Mosíah, capítulo 4: "cuando el rey Benjamín hubo concluido de hablar las palabras que le habían sido comunicadas por el ángel del Señor, que miró a su alrededor en la multitud, y he aquí que había caído a la tierra, porque el temor del Señor había venido sobre ellos. Y se habían visto a sí mismos en su propio estado carnal, aún menos que el polvo de la tierra . Y todos clamaron a una voz , diciendo : ¡Oh, ten misericordia, y aplica la sangre expiatoria de Cristo para que recibamos el perdón de nuestros pecados , y nuestros corazones pueden purificarse , porque creemos en Jesucristo, el Hijo de Dios, que creó el cielo y la tierra, y todas las cosas; el cual bajará entre los hijos de los hombres"(Mosíah 4:1-2.)

 El miedo había venido sobre ellos !Ellos se veían a sí mismos en su estado carnal! Se creían menos que el polvo de la tierra! Ellos clamaron por misericordia !Interesante en verdad!

 No había himnos que se cantaron agradeciendo a Dios por un profeta-rey que los guía. No  himnos proclamando que todo está bien, todo está bien. No alabanza al hombre quien sacudió sus corazones y mentes con el miedo. En cambio, fue la contrición y oración por la sangre expiatoria de Cristo para quitar sus pecados y purificar sus corazones.

Leemos estas cosas, pero no reconocemos ningún contraste entre nosotros y estas personas "salvas" anteriores.  Creemos que somos como ellos. Pero no lo somos. No somos nada como ellos en nuestra fe, en nuestra práctica, en nuestra humildad y en nuestra comprensión del plan de salvación de Dios. Nos llena de orgullo y locura, lo que lleva entre sí acerca de la vanidad de bagatelas, como borrachos que vomitan una sobre otra y luego ver los resultados como prueba de nuestra inspiración. (Isaías 28 :1-3.) Nos enojamos con la idea de que necesitamos el arrepentimiento, porque todavía no somos salvos. Nuestro enojo es una prueba que hemos caído en las mentiras de Satanás. (2 Nefi 28:20.)

 José Smith criticó a los santos de su época (con un lamento que ha aumentado en importancia en la actualidad) con estas palabras: "¡Cuánto más dignos y nobles son los pensamientos de Dios que las vanas imaginaciones del corazón humano! Nadie más que un necio jugaría con las almas de los hombres. ¡Cuán vanos e insignificantes han sido nuestros espíritus, nuestras conferencias, nuestros concilios, nuestras reuniones, nuestras conversaciones privadas así como públicas: demasiado bajas, malas y vulgares, demasiado condescendientes para el respetable carácter de aquellos que Dios ha llamado y escogido" (TPJS, p.137 en Inglés.) Si sermones fueron insignificantes en su día en el nuestro son vacuos (sin inteligencia, falta de profundidad, vacío). Esta papilla fina no puede sostenernos. Curiosamente, se supone que debemos recordar constantemente la necesidad de alimento espiritual para sostener la vida.  Al participar en convenciones religiosas dominadas por la teatralidad, iluminación ambiental y la manipulación musical es un sustituto para el Espíritu, no el Espíritu mismo.  Los teatrales nunca son un sustituto adecuado por la sustancia del Evangelio. Todo lo que el dinero puede comprar puede hacer un espectáculo impresionante, pero al final es sólo otro ejemplo de cómo se puede comprar cualquier cosa en este mundo por dinero. Al tener calentado el corazón - no es lo mismo que ser llevado al arrepentimiento.

Usted perderá su alma, si usted busca lo insensato en lugar de la verdad. Al igual que la audiencia del rey Benjamín, usted debe tener miedo. Su única esperanza es a través de Cristo.




(Escrito por Denver Snuffer, Traducido por buenmormonismo)

No comments:

Post a Comment

¿Que piensas tú?

Reaciones