Tuesday, December 12, 2017

Escritura-Profecia-y-Convenio

Escritura, Profecía Y Convenio:

La adopción de las escrituras de los últimos días como una ley y un convenio es un paso necesario predicho por el Libro de Mormón. Todavía no ha sucedido. Si no se cumple en este tiempo, entonces requerirá algún otro grupo de gentiles de creyentes en algún día futuro para tomar el paso que podríamos tomar hoy. 

El Libro de Mormón fue preservado para aparecer en los últimos días para restaurar la gente del convenio. En el tiempo en que el libro se estaba preparando para su publicación, el Señor lo describió como "el Libro de Mormón el cual contiene la verdad y la palabra de Dios, que es mi palabra a los gentiles." (Marzo de 1830) Una audiencia gentil siempre fue a ser el primero en recibir el convenio de los últimos días. Este paso es para cumplir con la promesa que es repetido a menudo del Señor a tener el último sea el primero y el primero el último. Los gentiles fueron los últimos en recibir originalmente el evangelio y el convenio, y necesariamente serán el primero en recibirlo al final. 

El año siguiente de a la publicación del Libro de Mormón, el Señor declaró que Él había "enviado al mundo mi convenio sempiterno, a fin de que sea una luz al mundo y un estandarte a mi pueblo, y para que los gentiles lo busquen, y sea un mensajero delante de mi faz preparaando el camino delante de mí. Por lo tanto, venid a él... "(7 de marzo de 1831) Se esperaba que los gentiles "venid a él", pero eran libres de hacer otras cosas. El Señor les imploró a que "vinieran a él". 

En esa misma revelación, el Señor volvió a recontar una profecía que le había dado a los doce discípulos en Jerusalén. Explicó que Israel sería expulsado de la tierra de Jerusalén Explicó a sus discípulos, "... venga ese día, será esparcido un resto entre todas las naciones, mas serán recogidos de nuevo; pero quedarán hasta después del cumplimiento de los tiempos de los gentiles." Esto significa que el resto permanecería disperso entre todas las naciones. Eso solo cambiaría cuando los "tiempos de los gentiles" se cumplan. El Señor planeó usar una restauración a través del los gentiles para "recoger de nuevo" el resto de Israel. 

Seis meses después de la publicación del Libro de Mormón, la primera asigncaion misionero fue dada por revelación. El Señor mandó, "Y ahora bien, he aquí, te digo que irás a los lamanitas y les predicarás mi evangelio; y si reciben tus enseñanzas, harás establecer mi iglesia entre ellos; y tendrás revelaciones"(Septiembre de 1830) El propósito de la primera obra misionera fue anunciar la plenitud del evangelio a los restos dispersos, y el primer resto de Israel en enviar la invitación fue los lamanitas. 

Esa misión no produjo ningún converso lamanita. En cambio, gentil, los discípulos de campbellitas de Sidney Rigdon en Kirtland, Ohio, se unieron por centenares. El enfoque cambió rápidamente desde la recuperación de los restos de Israel hacia el crecimiento exitoso de una gran iglesia gentil. Esto no fue un cambio temporal. Su efecto duradero ha sesgado todo el esfuerzo gentil. Si bien se han realizado algunos gestos limitados, la recuperación de los restos de Israel ha sido secundaria. Una vez que el enfoque dejó a los lamanitas, todas las subsecuentes sectas mormonas tampoco han cumplido el convenio en el Libro de Mormón para tratar de reclamar los restos de Israel. Han seguido intentando convertir a gentiles. 

El Señor declaró a los gentiles de Kirtland que estaban sujetos a falsos espíritus, y que la gente los estaba recibiendo. Él advirtió, "hay muchos espíritus que son falsos, los cuales se han esparcido por la tierra, engañando al mundo. Y también Satanás ha intentado engañaros, para destruiros. He aquí, yo, el Señor, os he observado, y he visto abominaciones en la iglesia que profesa mi nombre. ...¡ay de los que son engañadores e hipócritas! Porque, así dice el Señor, los traeré a juicio."(9 de mayo de 1831) Las abominaciones y acogiendo a los espíritus falsos no terminaron con los primeros conversos gentiles.

Volviendo a la profecía de Cristo a sus discípulos en Jerusalén, el Señor explicó, "Y cuando llegue el tiempo de los gentiles, resplandecerá una luz entre los que se asientan en tinieblas, y será la plenitud de mi evangeliomas no lo reciben, porque no perciben la luz, y apartan de mí su corazón a causa de los preceptos de los hombres.Y en esa generación serán cumplidos los tiempos de los gentiles." Aunque una luz esplandecrá a los gentiles, ellos, los gentiles, tampoco lo harán percibir ni recibirlo. En su lugar, preferirán preceptos falsos, o el aprendizaje y sabiduría de los hombres.

En noviembre de 1831, el Señor aclaró que todo lo que Él estaba ofreciendo al gentiles era condicional y no se les garantizaba a ellos: "para que se establezca mi convenio sempiterno para que la plenitud de mi evangelio sea proclamada por los débiles y sencillos hasta los cabos de la tierra..para que alcanzasen entendimiento...para que se arrepintieran y para que cuando fuesen humildes, fuesen fortalecidos y bendecidos desde lo alto, y recibieran conocimiento de cuando en cuando...después de haber recibido los anales de los nefitas"(1 de noviembre de 1831) Una vez que se les dio el Libro de Mormón, los gentiles recibieron una oportunidad. Ese oportunidad incluía la oportunidad de recibir "conocimiento de cuando en cuando"para ser agregado después de que el Libro de Mormón haya sido entregado a los gentiles.

Además del Libro de Mormón, el Señor tenía la intención de dar otras bendiciones a los gentiles. Antes de que pudieran recibir lo que Él ofreció, les mandó "Y con corazones y mentes unánimes juntad vuestras riquezas para que compréis una heredad que más adelante os será designada.Y se llamará la Nueva Jerusalén, una tierra de paz, una ciudad de refugio, un lugar de seguridad para los santos del Más Alto Dios;y la gloria del Señor estará allí, y el terror del Señor también estará allí, de tal manera que los inicuos no llegarán a ella, y se llamará Sion."(7 de marzo de 1831) Estos primeros días de la restauración se llenaron de oportunidad y potencial. No fue restaurado para crear una institucion rica y popular. Fue para crear un pueblo santo quien podría construir una ciudad santa para ser llamado el Nueva Jerusalén.

Los gentiles no lo buscaron; ni vinieron a él. En septiembre de 1832, el Señor advirtió a los gentiles que aceptaron el Libro de Mormón, "Y en ocasiones pasadas vuestras mentes se han ofuscado a causa de la incredulidad, y por haber tratado ligeramente las cosas que habéis recibido, y esta incredulidad y vanidad han traído la condenación sobre toda la iglesia.Y esta condenación pesa sobre los hijos de Sion, sí, todos ellos;y permanecerán bajo esta condenación hasta que se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón y los mandamientos anteriores que les he dado, no solo de hablar, sino de obrar de acuerdo con lo que he escrito,a fin de que den frutos dignos para el reino de su Padre; de lo contrario, queda por derramarse un azote y juicio sobre los hijos de Sion.Porque, ¿han de contaminar los hijos del reino mi tierra santa? De cierto os digo que no.". La condenación no fue simplemente por no haber recibido el Libro de Mormón, sino también porque había otros mandamientos que habían ignorado.

En respuesta a la condena del Señor, los gentiles no se arrepintieron, ni recuerdaron el Libro de Mormón, ni obedecieron los mandamientos anteriores. Como lo habían hecho sido advertido, de hecho fueron azotados. Durante los próximos quince años, sufrieon maldiciones en Kirtland y Missouri, y fueron expulsados de Illinois en el desierto en pleno invierno. Ellos contaminaron la tierra debido a continuar sus "insensateces y todas vuestras abominaciones" que trajo las maldicones de Dios. Los gentiles provocaron "maldiciones, ira, indignación y juicios." (19 de enero de 1841) La restauración inicial no pudo redimir a los gentiles porque, como Cristo profetizó a sus discípulos en Jerusalén, los gentiles ciertamente "no perciben la luz, y apartan de mí su corazón a causa de los preceptos de los hombres." Esto terminó, por un periodo de tiempo, cualquier progreso de los gentiles. Ellos no recibieron revelaciones adicionales. El cielo no otorgaba conocimiento adicional de vez en cuando. Ellos no obtuvo la Nueva Jerusalén. 

Esto fue todo previsto. El Libro de Mormón profetiza con precisión cómo él y todas las demás oportunidades prometidas inicialmente serían recibidas y tratadas por los gentiles. Explica lo que sucedería, e incluyó lo que ahora podría pasar si los gentiles están dispuestos a arrepentirse:

Estas cosas serán escondidas, a fin de que sean manifestadas a los gentiles por el don y el poder del Cordero. Y en ellas estará escrito mi evangelio, dice el Cordero, y mi roca y mi salvación. Y bienaventurados aquellos que procuren establecer a mi Sion en aquel día, porque tendrán el don y el poder del Espíritu Santo; y si perseveran hasta el fin, serán enaltecidos en el último día y se salvarán en el reino eterno del Cordero; (1 nefi 13)    

Era necesario que el registro nefita viniera a los gentiles primero, no al remanente. Antes de que vaya al remanente, los gentiles deben aceptar el nuevo convenio. El registro contiene el evangelio de Cristo. Pero los gentiles son condicionalmente bendecidos si buscan establecer Sión. El registro es para facilitar solo ese propósito para los gentiles. Si los gentiles no pueden enfocarse en eso, fallarían del todo. El Libro de Mormón no está confiado a los gentiles para crear una institución, o para construir numerosas capillas, o construir cientos de templos antes de buscar establecer Sión, ni para permitir que se ensamble un cuerpo gentil de millones. Fue confiado a los gentiles con el propósito de reunir el remanente y establecer Sión. 

Para ese fin unicamente, los gentiles deben soportar en el curso aprobado hasta que lleguen al final. O, en otras palabras, aguantar y trabajar para el propósito de establecer Zion. Cuando los gentiles persiguen otro fin que no sea establecer Sión, el Libro de Mormón lo llama "priestcraft." Eso es lo que han logrado los gentiles con el Libro de Mormón hasta el momento. La cuenta continúa: 


vi otros libros que vinieron por el poder del Cordero, de los gentiles a ellos, para convencer a los gentiles y al resto de la posteridad de mis hermanos, y también a los judíos que se encontraban esparcidos sobre toda la superficie de la tierra, de que los escritos de los profetas y de los doce apóstoles del Cordero son verdaderosY el ángel me habló, diciendo: Estos últimos anales que has visto entre los gentiles, establecerán la verdad de los primeros, los cuales son los de los doce apóstoles del Cordero, y darán a conocer las cosas claras y preciosas que se les han quitado, y manifestarán a todas las familias, lenguas y pueblos que el Cordero de Dios es el Hijo del Eterno Padre, y es el Salvador del mundo; y que es necesario que todos los hombres vengan a él, o no serán salvos.