Friday, September 5, 2014

Espíritu Santo y Santo Espíritu



Espíritu Santo y Santo Espíritu

¿Son lo mismo el "Espíritu Santo" y el "Santo Espíritu"? Cuando Nefi se refiere al "Espíritu Santo" en 2 Ne. 33:1, pero luego utiliza "Santo Espíritu" en el siguiente versículo (2 Ne. 33:2), ¿tiene en mente él dos cosas diferentes? (Véase (2 Ne. 33: 2 en ingles y compárelo con el mismo versículo en español, y para otra explicación véase aquí a la 'Nota del traductor')

José Smith define el "Santo Espíritu" como la "mente del Padre y el Hijo" en los Discursos sobre la Fe. Aquí hay un pasaje: 

2. Hay dos personajes quien constituyen el gran, incomparable, regir y supremo poder sobre todas las cosas, por quien todas las cosas fueron creadas y hechas, que son creado y hecho, sea invisible o visible, sea en el cielo, sobre la tierra, o en la tierra, debajo de la tierra, o por toda la inmensidad del espacio–Ellos son el Padre y el Hijo- El Padre siendo un personaje de espíritu, gloria y poder: poseyendo toda perfección y plenitud: El Hijo, quien estaba en el seno del Padre, un personaje de tabernáculo, hecho o formado semejantes al hombre, o siendo en la forma y semejanza del hombre, o mas bien, el hombre fue formado según su semejanza y en su imagen; él es también la imagen expresa y semejanza del personaje del Padre, poseyendo toda la plenitud del Padre, o la misma plenitud con el Padre, siendo engendrado por él, y ordenado desde antes la fundación del mundo para ser una propiciación por los pecados de todos aquellos que creyesen en Su nombre, y es llamado el Hijo a causa de la carne, y descendió en sufrimiento debajo de lo que el hombre puede sufrir, o, en otras palabras, sufrió mayor sufrimientos, y fue expuesto a contradicciones más poderosas de lo que el hombre puede ser. Más, a pesar de todo esto, él guardó la ley de Dios y permaneció sin pecado; demostrando con ello que está en el poder del hombre guardar la ley y permanecer también sin pecado. Y también, que por él un justo juicio pudiera venir a toda carne, y que todos aquellos que no anduviesen en la ley de Dios, pudieran ser condenados justamente por la ley y no tener excusa alguna para sus pecados. Y él, siendo el Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad, y habiendo vencido, recibió la plenitud de la gloria del Padre- poseyendo la misma mente con el Padre, la cual mente es el Santo Espíritu, que da testimonio del Padre y el Hijo, y estos tres son uno; o, en otras palabras, estos tres constituyen el gran, incomparable, regir y supremo poder sobre todas las cosas: por quien todo lo que era creado y hecho, que fue creado y hecho, y estos tres constituyen la Deidad, y son uno: el Padre y el Hijo poseyendo la misma mente, la misma sabiduría, gloria, poder y plenitud– llenando todo en todo, El Hijo siendo lleno de la plenitud de la Mente, gloria y poder: o, en otras palabras, el espíritu, gloria y poder del Padre– poseyendo todo conocimiento y gloria, y el mismo reino, sentado a la diestra del poder, en la imagen expresa y semejanza del Padre–mediador para hombre–siendo lleno con la plenitud de la mente del Padre, o, en otras palabras, el Espíritu del Padre, el cual Espíritu es derramado sobre todos los que creen en Su nombre y guardan sus mandamientos, y todos aquellos que guardan sus mandamientos, crecerán de gracia en gracia, y llegarán a ser herederos del reino del cielo, y coherederos con Jesucristo; poseyendo la misma mente, siendo transformados en la misma imagen y semejanza, aún la imagen expresa de aquel que lo llena todo en todo; siendo lleno con la plenitud de su gloria, y llegando a ser uno en él, así como el Padre, el Hijo y el Santo Espíritu son Uno. (Discurso 5, Párrafo 2.) 

Lo anterior fue publicado en 1835. 

En un discurso dado en 1843 José afirmó lo siguiente (el cual puede encontrarse en DyC 130:22): 

El Padre tiene un cuerpo de carne y huesos, tangible como el del hombre; así también el Hijo; pero el Espíritu Santo no tiene un cuerpo de carne y huesos, sino es un personaje de Espíritu. De no ser así, el Espíritu Santo no podría morar en nosotros.

Si el Espíritu Santo es un "personaje de Espíritu" y puede "morar en nosotros," y el Santo Espíritu es "la mente del Padre y del Hijo" ¿entonces son la misma cosa?

Las escrituras ha explicado que el "Espíritu Santo" el cual mora en usted - este personaje de Espíritu - tiene los siguientes otros descripciones, o atributos.
 -el Consolador 
-el testimonio del cielo 
-la verdad de todas las cosas 
-las cosas pacíficas de la gloria inmortal
-lo que vivifica todas las cosas 
-lo que conoce todas las cosas 
-lo que tiene todo poder de acuerdo con la sabiduría, la misericordia, verdad, justicia y juicio. (Moisés 6:61
Esto es una descripción del personaje de Espíritu que mora dentro de usted. Esto es el Espíritu Santo. Esto es algo que puede estar en contacto con el Santo Espíritu, o la "mente del Padre y del Hijo." 

Tal vez deba de investigar este tema. Quizá hay algo para ser hallado en este repaso.

Hay muchas veces cuando el termino "Espíritu" santo y el termino Santo "Espíritu" se utilizan de manera intercambiable. La distinción no es apreciado por algunos traductores. Por lo tanto, si hay una diferencia entre los dos, necesitará tener cuidado en confiar en el uso de los términos que diferentes traductores usan. Tal vez no tengan ninguna distinción en mente. 

Si hay una diferencia, entonces, ¿qué dice eso acerca de la revelación? ¿Qué dice eso acerca de usted? Y, teniendo en cuenta la entrada de ayer, que dice eso sobre 2 Ne. 33:1-2?



(Escrito por Denver Snuffer, Traducido por buenmormonismo)

No comments:

Post a Comment

¿Que piensas tú?

Reaciones