Tuesday, February 4, 2020

Los Gentiles hoy en día según el Libro de Mormón

Los capítulos de Nefi 11-22 plantean algunos hilos que se enrollarán notablemente en el resto del Libro de Mormón. En esta entrada, rastrearé esos hilos tan lejos como lo haría si lo estuviera enseñando en una clase de escuela dominical, proporcionando una descripción estructural de alto nivel. Vale la pena seguir estos hilos más profundamente y de cerca en el estudio personal, pero la descripción general en esta publicación será un buen punto de partida. En 1 Nefi 11-14, Nefi ve el futuro de los descendientes de Lehi, incluida su destrucción, su disminución en la incredulidad y su restauración y triunfo en los últimos días. Entre su disminución en la incredulidad y su triunfo, él ve un interludio en el que a los gentiles se les ofrece repetidamente el evangelio. El Libro de Mormón continúa abordando ambos temas repetidamente: el triunfo del remanente israelita y la oferta dada a los gentiles para evitar la destrucción. Si queremos entender verdaderamente el Libro de Mormón, necesitamos ver estas profecías con claridad, sin la vanidad, la adulación y las ilusiones. Si los leemos mal, perderemos un propósito central del Libro.

La tradición de los Santos de los Últimos Días con respecto a la relación de la Iglesia con la Casa de Israel se describe aquí en un breve escrito escrito por el eminente líder de los Santos de los Últimos Días Daniel H. Ludlow: http://emp.byui.edu/davisr/121/Of_the_House_of_Israel .htm. La teoría es que los Santos de los Últimos Días son israelitas por linaje y, por lo tanto, construir la Iglesia a través del proselitismo es la reunión prevista de Israel. Las profecías de la reunión y el triunfo destinados a Israel, por lo tanto, se realizarán solo por y a través de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. De ahí el reciente énfasis en etiquetar todos los esfuerzos de la Iglesia como "reunir a Israel a ambos lados del velo".

Sugiero que esta doctrina representa una lectura errónea de las Escrituras, que ignora grandes extensiones de profecía bíblica mientras malinterpreta el resto, y que impide que los lectores del Libro de Mormón escuchen la voz de advertencia de Dios. Esta lectura errónea y sus terribles consecuencias se hacen evidentes a través de una revisión honesta de la profecía del Libro de Mormón. Vamos a examinar:


  • La identificación del Libro de Mormón de los gentiles
  • Las misericordias prometidas de Dios que vinieron a los gentiles
  • Las "dos formas" que los gentiles deben elegir a la luz de la misericordia de Dios
  • Las profecías de fracaso de las Escrituras para la Iglesia Gentil de los últimos días
  • La conexión entre la Iglesia Gentil de los últimos días, la tribu de Efraín, y la "plenitud de los gentiles" profetizada por las Escrituras.


El Libro de Mormón sobre Israel y los Gentiles.

La principal preocupación profética del Libro de Mormón es con las tribus dispersas de Israel. Lehi, Nefi y Jacob hacen referencia a la profecía de Zenos que compara a Israel con un olivo cuyas "ramas naturales" están esparcidas por la viña, para ser recogidas e injertadas nuevamente en el árbol madre en los últimos días (1 Nefi 15: 7 -20; Jacob 5). Estas ramas dispersas incluyen los descendientes de Lehi, los judíos y otras tribus no identificadas. Es ese grupo que parece ser la preocupación especial de Dios, y es su restauración final lo que constituirá el Sión que se encuentra con Cristo a su regreso. Esa reunión y restauración cumplirán los "pactos hechos a los padres" a los que se hace referencia tan a menudo en el Libro de Mormón.

El Libro de Mormón siempre distingue entre estos grupos y "los gentiles". La palabra gentil proviene del hebreo goyim, que significa "naciones". En general, el término se refiere a cualquiera que no sea una de las ramas naturales dispersas de Israel. Por lo tanto, el Libro de Mormón se refiere varias veces a "las naciones de los gentiles" (1 Nefi 13: 4,29; 1 Nefi 14:13; 2 Nefi 10: 8; 2 Nefi 27: 1; 3 Nefi 20:20) . Debido a que las diversas ramas de Israel rechazaron a Cristo en el momento de su venida en carne y alrededor, la invitación a convertirse en el pueblo del pacto de Dios fue rechazada por ellos a los gentiles (1 Nefi 15:17). Esta invitación les llegó antiguamente, como está registrado en el Libro de los Hechos, pero también debía llegar a ellos primero en los últimos días antes de apartarse de ellos y regresar a Israel (ibid; 1 Nefi 13:42).

Entre las muchas naciones de los gentiles hay grupos e individuos que se convierten en el foco de atención especial en la profecía bíblica. Habría una población de gentiles guiados al continente americano y establecidos en libertad (1 Nefi 13:19). El Libro de Mormón fue profetizado para aparecer "por medio de los gentiles" (página de título), y debía ser dado "a los gentiles" (1 Nefi 13:35). Fueron los gentiles a quienes se les ofreció por primera vez la plenitud del evangelio en los últimos días (1 Nefi 15:13). Este grupo específico de gentiles tendría la plenitud del evangelio entre ellos, y el Libro de Mormón habla de ellos separadamente del resto de las naciones gentiles (3 Nefi 16:10). Su estatus como gentiles y su identidad de grupo distintiva persiste incluso si aceptan completamente el evangelio, se santifican, establecen un pacto con Dios, están "enumerados entre la Casa de Israel" y construyen Sión (3 Nefi 21: 22-224). Entonces, José Smith y las personas que recibieron su ministerio son "gentiles" según el Libro de Mormón. Las diversas instituciones que presiden sus descendientes, incluida la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, son iglesias gentiles (D. y C. 109: 60).



La misericordia de Dios con los gentiles.
Como se dijo anteriormente, debido al rechazo israelita de Cristo hace miles de años, a los gentiles se les garantizaban oportunidades e invitaciones para convertirse en el pueblo de Dios. Esto incluyó una invitación entregada por mensajeros divinos en la antigüedad (los viajes misioneros de los doce apóstoles) y una invitación entregada por mensajeros divinos en los últimos días, un proceso iniciado por José Smith (1 Nefi 13:42).

Las bendiciones garantizadas como parte de la última invitación incluyen que el poder de Dios se les manifieste de las siguientes maneras:


  • Ser llevado al continente americano (1 Nefi 13: 12-14)
  • Habitar en libertad y ser hecho "poderoso sobre todo" (3 Nefi 20:27)
  • Tener el Libro de Mormón traducido por ellos y publicado a ellos (1 Nefi 13:35)
  • Recibir "gran parte" del evangelio de Cristo (1 Nefi 13:34)
  • Ser ofrecido "la plenitud del evangelio" (1 Nefi 15:13; 3 Nefi 16:10)
  • Tener el brazo de misericordia de Dios extendido a ellos para darles todas las oportunidades posibles de arrepentirse (1 Nefi 28:32)


Dios prometió a Nefi que se manifestaría a los gentiles "en palabra, y también en poder, de hecho, para quitarles los escollos", eliminando los escollos de la ignorancia establecidos durante el largo período de apostasía ( 1 Nefi 13:34 - 14: 1).

Cuando Cristo vino en la carne, los relativamente pocos israelitas que lo escucharon enseñar en Palestina sirvieron como representantes de toda la nación, y su rechazo por parte de los funcionarios en Jerusalén constituía un rechazo de toda la nación. Así también una población relativamente pequeña de gentiles ha sido testigo cercano de la invitación de los últimos días a las naciones gentiles en general. Son representantes y embajadores de los gentiles. Si las naciones gentiles son como un gran estanque de agua, las ondas de la obra de Dios son más altas donde se cae la piedra de la revelación. Por lo tanto, la oportunidad y el riesgo asociados con la invitación de Dios son mayores entre los gentiles que han heredado la obra de José Smith (D. y C. 82: 3):

Gentile Blessings

No hay seguridad en la iglesia Gentil

Es tentador imaginar que si bien las naciones de los gentiles generalmente están en un camino ininterrumpido hacia la destrucción, la membresía activa en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días seguramente constituye caminar por el camino de la vida. ¿No permanecer alineado con la corriente principal de la Iglesia garantizaría que estemos entre los pocos gentiles que llevan el evangelio al remanente de Israel y están contados entre ellos? Talvez no. Primero, debe reconocerse que casi desde el día en que se fundó en 1830, la corriente principal de la Iglesia no ha sido un lugar de seguridad espiritual. En 1832, el Señor impuso una condena a toda la Iglesia que no ha sido eliminada (D. y C. 84: 49-58). Por lo tanto, por definición, sabemos que la corriente principal de la Iglesia persiste en tratar el Libro de Mormón a la ligera, sin enseñar con precisión sus principios ni cumplirlos. Hemos persistido en "vanidad e incredulidad", trabajando bajo la misma oscuridad espiritual que el resto del mundo. Si no fuera así, el Señor habría eliminado la condena. Escapar de la condena requiere que cada uno de nosotros abandone la corriente principal y elija creer, enseñar y hacer lo que el Libro de Mormón requiere en lugar de creer, enseñar y hacer las falsas tradiciones que constituyen la "incredulidad" de la Iglesia. Por ejemplo, mientras las enseñanzas oficiales de la Iglesia alienten a las personas a confiar en las palabras de los líderes de la Iglesia y a creer que esos líderes no pueden y no nos llevarán por mal camino, heredaremos el "ay" pronunciado por Nefi (2 Nefi 28: 26- 31)

Incluso si fingimos que 3 Nefi 16 y Mormón 8 no fueron señalados a los Santos de los Últimos Días, las Escrituras son explícitamente pesimistas sobre el éxito de los gentiles que toman posesión del Evangelio en los últimos días. En Mateo capítulo 21: 33-44, Cristo enseña una parábola sobre un terrateniente (Dios) que deja su viña al cuidado de los sirvientes contratados (los líderes de Jerusalén). En lugar de entregar el fruto de la viña al propietario, abusan y matan a los sirvientes que se envían a recoger. Finalmente, matan al hijo del dueño. Cuando Jesús dio esta parábola por primera vez, preguntó a su audiencia de líderes judíos qué haría el Señor de la viña a los labradores. Ellos respondieron, juzgándose a sí mismos: "Él destruirá miserablemente a esos hombres malvados, y dejará su viña a otros labradores, lo que le dará los frutos en sus estaciones". La traducción de Mateo 21 de José Smith registra lo que sucedió después:

50 Y ahora sus discípulos vinieron a él, y Jesús les dijo: ¿Admiraos por las palabras de la parábola que les hablé?

51 De cierto os digo que yo soy la piedra, y los impíos me rechazan.

52 Soy la cabeza de la esquina. Estos judíos caerán sobre mí y serán quebrantados.

53 Y el reino de Dios les será quitado, y será entregado a una nación que produzca sus frutos; (es decir, los gentiles).

54 Por lo tanto, sobre quien caiga esta piedra, lo hará triturar.

55 Y cuando venga el Señor de la viña, destruirá a esos hombres miserables y malvados, y volverá a dejar su viña a otros labradores, incluso en los últimos días, que le darán los frutos en sus estaciones.

56 Y entonces entendieron la parábola que les habló, que los gentiles también deberían ser destruidos, cuando el Señor descendiera del cielo para reinar en su viña, que es la tierra y sus habitantes.

Aquí Cristo explica la misma estructura dispensacional que Nefi aprendió en 1 Nefi 13:42: debido al rechazo de los judíos hacia él, fueron destruidos y dispersados ​​y el arrendamiento de la viña dado a los gentiles; En los últimos días, los roles se revertirían: serían los labradores gentiles los que rechazarían a los sirvientes enviados a ellos, y por el mecanismo de su rechazo y maldad se les quitaría la viña y se la entregaría al remanente de Israel (3). Nefi 16: 10-12). El primero será el último y el último será el primero. En ambos casos, son los "labradores" quienes son específicamente los culpables, es decir, aquellos que reclaman la autoridad para administrar y supervisar el trabajo del reino. Cristo rescató esta misma acusación acusada de los líderes gentiles en una revelación de 1837 a José Smith:

D. y C. 112: 23 De cierto, de cierto os digo que las tinieblas cubren la tierra y las tinieblas las mentes del pueblo, y toda carne se ha corrompido delante de mí.

24 He aquí, la venganza viene rápidamente sobre los habitantes de la tierra, un día de ira, un día de ardor, un día de desolación, de llanto, de luto y de lamentación; y como torbellino vendrá sobre toda la faz de la tierra, dice el Señor.

25 Y sobre mi casa comenzará, y de mi casa saldrá, dice el Señor;

26 Primero entre los que están entre ustedes, dice el Señor, que han profesado saber mi nombre y no me han conocido, y han blasfemado contra mí en medio de mi casa, dice el Señor.


Como consecuencia natural de sus elecciones, las naciones de los gentiles generalmente están programadas para la ira, la quema, la desolación, el llanto, el luto y el lamento. Usando la analogía del estanque de antes, la piedra va a caer al agua y las ondas cubrirán toda la superficie; Pero las olas más altas y primeras se levantarán donde cae la piedra: sobre aquellos que se pararon en la casa de Dios y blasfemaron al afirmar falsamente que lo conocían. Caerá sobre los labradores gentiles y "los convertirá en polvo":

Gentile Condemnation

Los gentiles y Efraín
Tengo una bendición del Patriarca de estaca que me etiqueta como Efraimita, como la mayoría de los miembros. También hay representantes de las otras tribus perdidas nombradas en sus respectivas bendiciones. ¿No socava eso la idea de que las advertencias del Libro de Mormón a los gentiles nos apuntan?

Las escrituras anteriores son claras: las personas que dieron a luz y recibieron el Libro de Mormón son "gentiles". Las personas a las que primero se les encargó el Evangelio en los últimos días son gentiles. Las advertencias proféticas sobre ese grupo deben tomarse muy en serio. Sin embargo, las Escrituras también indican que José Smith era descendiente de José de Egipto (2 Nefi 3) y que aquellos en la Iglesia primitiva que eran verdaderamente fieles eran "de la sangre de Efraín" (D. y C. 64: 36). En el lapso de cuatro versículos, D. y C. 109 identifica a los presentes en el Kirtland como "los hijos de Jacob" y como "gentiles", al tiempo que los distingue de los "hijos de Jacob que se han dispersado en las montañas durante mucho tiempo". (vss. 57-61). Aquellos que ayudarán a reunir los restos israelitas dispersos en las colinas eternas en los últimos días se llaman "Efraín" (D. y C. 133: 30-34). De esto podemos concluir que las naciones de los gentiles a quienes se les ofrece el evangelio en los últimos días incluyen al menos algunos descendientes de José a través de Efraín. Curiosamente, la historia de Efraín en Génesis conserva una profecía sobre esto.

Cuando Israel bendijo a sus hijos en su vejez, bendijo a sus nietos Efraín y Manasés como si fueran sus propios hijos, dándoles el mismo estatus que los hermanos de José. A pesar de que Manasés fue el primogénito de los dos, Israel le dio a Efraín la mayor bendición. Mientras Manasés se convertiría en una gran nación, la "simiente de Efraín se convertirá en una multitud de naciones" (Génesis 48:19). La frase hebrea de la que "una multitud de naciones" es melo ha-goyim. Melo también se puede traducir correctamente "plenitud", que proviene de la raíz que significa "llenar"; y ha-goyim es la palabra hebrea plural que se usa para referirse a "los gentiles" o "las naciones" entre las cuales Efraín estaba disperso. La bendición de Israel podría traducirse "su simiente se convertirá en la plenitud de los gentiles". La tribu de Efraín se dispersó cuando los asirios dividieron el Reino de Israel en 720 a. , haciendo Efraín "una rama fructífera, incluso una rama fructífera por un pozo; cuyas ramas corren sobre el muro ”(Génesis 49:22). De esta población dispersa y oscurecida, un grupo de efraimitas podría emerger para recibir el evangelio en los últimos días. Veremos que ser efraimita no elimina el peligro que enfrentamos cuando decidimos entre la forma de bendecir y la forma de maldecir.



La "plenitud de los gentiles"

Tanto el Libro de Mormón como Pablo afirman que es "a través de la plenitud de los gentiles" que el derecho al evangelio volvería a Israel y serían reunidos (1 Nefi 15: 3; 3 Nefi 16: 4; Romanos 11: 25) Según Pablo, "la plenitud de los gentiles" que debe "entrar" antes de que se elimine la ceguera de Israel; y según Nefi, es "a través de la plenitud de los gentiles" que se levanta esta ceguera. Él dice:

1 Nefi 15:13 Y ahora, lo que nuestro padre quiere decir con respecto al injerto de las ramas naturales a través de la plenitud de los gentiles, es que en los últimos días, cuando nuestra semilla habrá disminuido en la incredulidad, sí, para el espacio de muchos años, y muchas generaciones después de que el Mesías se manifestará en cuerpo a los hijos de los hombres, entonces la plenitud del evangelio del Mesías vendrá a los gentiles, y de los gentiles al remanente de nuestra descendencia:

14 Y en ese día el remanente de nuestra descendencia sabrá que son de la casa de Israel, y que son el pueblo del pacto del Señor; y entonces conocerán y llegarán al conocimiento de sus antepasados, y también al conocimiento del evangelio de su Redentor, el cual fue ministrado a sus padres por él; por lo tanto, llegarán al conocimiento de su Redentor y a los puntos de su doctrina, para que sepan cómo llegar a él y ser salvos.

Cuando el ángel vino a José Smith en 1827, dijo "que la plenitud de los gentiles pronto entraría" (JSH 1:41). Hay dos maneras en que la plenitud del evangelio puede venir “de los gentiles al remanente de la semilla [de Nefi]”. Primero, los ministros gentiles pueden traerles el Libro de Mormón y “los puntos de la doctrina [de Cristo]”. . Segundo, los gentiles pueden rechazar la plenitud del evangelio, haciendo que la oferta de redención de Dios sea retirada de ellos y llevada a Israel. Las escrituras predicen que ambas cosas sucederán (D. y C. 133: 30-34; 3 Nefi 16:10). Así como un pequeño grupo de ministros israelitas colmó el final de la dispensación israelita en Jerusalén y llevó el evangelio a los gentiles, así un pequeño grupo de ministros gentiles efraimitas puede ver a la Iglesia gentil perder ignorantemente su derecho al reino y ver el reino y el evangelio llevó a otra parte. Entonces, en el primer sentido, la "plenitud de los gentiles" significa la cosecha final de los gentiles dignos de ser reunidos y redimidos; en el segundo sentido, la "plenitud de los gentiles" es llenar completamente la copa de ira que se derramará para su destrucción (Éter 2: 8-11; 9:20).

Ahora estamos en condiciones de dar un paso atrás y ver la simetría de la descripción bíblica del reino israelita antes de Cristo y el reino de los gentiles en los últimos días, la misma historia se desarrolla al revés:

Gentile Chiasmus
Tanto los israelitas como los gentiles fueron invitados a la presencia de Dios y rechazaron esa invitación; ambos rechazaron a los mensajeros que les fueron enviados desde la presencia de Dios; ambos pierden el reino como consecuencia de su trato con la oferta de Cristo que les hacen; Tanto los labradores isrealistas a cargo de la viña antiguamente como los labradores gentiles a cargo del reino en los últimos días son objeto de una condena especial; y un remanente de ambos reinos lleva el mensaje del evangelio y la invitación de Dios a los nuevos herederos del reino. A pesar de lo difícil que puede ser para los gentiles escuchar (como era difícil escuchar para los israelitas), es lo que dicen las Escrituras que sucederá.

No hay seguridad ni elogios inherentes en afirmar ser un Efraimita. Dadas las profecías del Libro de Mormón sobre los gentiles que reciben el Libro de Mormón y aprenden el Evangelio, haríamos bien en escuchar la oportuna advertencia de Isaías a "los borrachos de Efraín" (Isaías 28):

1 ¡Ay de la corona del orgullo, de los borrachos de Efraín, cuya gloriosa belleza es una flor que se desvanece, que se encuentra en la cabeza de los valles gordos de los que están vencidos por el vino!

2 He aquí, el Señor tiene un poderoso y fuerte, que como una tempestad de granizo y una tormenta destructora, como una inundación de aguas poderosas que se desborda, caerá a la tierra con la mano.

3 La corona del orgullo, los borrachos de Efraín, serán pisoteados bajo los pies:

4 Y la belleza gloriosa, que está sobre la cabeza del valle gordo, será una flor que se desvanece, y como la fruta apresurada antes del verano; que cuando el que lo mira ve, mientras todavía está en su mano, se lo come ...

7 ¶ ... también se han equivocado con el vino, y con la bebida fuerte están fuera del camino; el sacerdote y el profeta han errado por la bebida fuerte, son tragados por el vino, están fuera del camino por la bebida fuerte; erran en la visión, tropiezan en el juicio.

8 Porque todas las mesas están llenas de vómito y suciedad, por lo que no hay lugar limpio.



Tuesday, November 5, 2019

El Bautismo en agua viva

Durante el primer siglo y medio del cristianismo, el rito del bautismo se realizó con agua viva. Eso no fue solo por la pobreza de los primeros cristianos, sino también por su comprensión del texto en Jeremías 2: 12-13 (NC 1: 5) y también 17:13 (NC 7: 1).

Las primeras representaciones del bautismo en el arte cristiano primitivo fueron invariablemente en un lago, arroyo o río. La iconografía de los primeros cristianos que representa el agua viva terminó aproximadamente en el siglo IV, pero muchas cosas también cambiaron en esa época.

Se cree que el primer texto de instrucciones conocido como The Didache fue escrito en el primer siglo. En el Capítulo 7, versículo 2, se instruye a realizar el bautismo de esta manera: "Con respecto al bautismo, bautice así: Habiendo primero ensayado todas estas cosas, "bautice, en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo'. en agua corriente [.] "

Tanto Mateo como Marcos aclaran que Juan el Bautista realizó el bautismo, incluso de Jesucristo, en el río Jordán. (NC Mat. 2: 3-4; Marcos 1: 1-2.)

Friday, November 1, 2019

La Paciencia

Paciencia

Cristo estaba preparado dieciocho años antes del tiempo en que comenzaría su ministerio. Él estaba listo y 

"aconteció que Jesús creció con sus hermanos, y se fortaleció y esperó en el Señor a que llegara el tiempo de su ministerio. Y servía bajo su padre, y no hablaba como los demás hombres, ni se le podía enseñar, pues no necesitaba que hombre alguno le enseñara.Y pasados muchos años, se acercó la hora de su ministerio." (TJS Mat. 3: 24-26).

Preparado y esperando.

Paciencia.

Incluso el Señor, que era "más inteligente que todos ellos", esperó. (Abr. 3: 19.)
El consejo del Señor para todos es que no deben "correr más rápido de lo que tienen fuerza" (Mosíah 4: 27; también D. y C. 10: 4.)

No hay prisa por recibir una audiencia con el Señor. Cuando sucede, siempre es en su propio tiempo, a su manera, y de acuerdo con su propia voluntad. (D. y C. 88: 68.)

Debemos preguntar Entonces lo esperamos. Si Él esperó, ¿qué te hace pensar que tienes derecho a adelantarte sin pagar un precio similar para desarrollar la paciencia necesaria para esperar en el Señor?

A Abraham se le prometieron hijos, pero esperó décadas para recibir la promesa. A Anna y Simeón se les prometió que verían al Mesías del Señor, pero ambos estaban muy envejecidas antes de que Él viniera. (Lucas 2: 25-38.)

Paciencia.

Hay que reconocer que solo el Señor determinará el tiempo. Nuestra responsabilidad es confiar en Él y esperar su voluntad. Podemos preguntar, buscar y llamar. Él no puede responder a menos que le pidamos, busquemos y llamemos. Pero al hacerlo, confiamos en Él para decidir cuándo se dará a conocer a nosotros.

Thursday, October 24, 2019

El Libro de Mormón como convenio

El Libro de Mormón como convenio

El poder de Nefi para "sellar" sus escritos por orden del Señor (y su obediencia a esa orden) hace que sus palabras sean vinculantes para todos. Se vuelven convenios. De ahí la referencia a recordar el nuevo convenio, incluso el Libro de Mormón (T&C 82:20). No es simplemente una doctrina interesante, ni siquiera una profecía, sino que ha alcanzado el estado de convenio en virtud del sello sacerdotal que Nefi le impuso. La humanidad lo ignora a su propio riesgo. Es una gran pérdida cuando se define como solo otro volumen de escritura. Fue creado para ser estudiado y seguido como un medio para reafirmar un convenio entre el hombre y Dios. Al seguir sus preceptos, todos pueden regresar a la presencia de Dios donde están dotados de luz y verdad y pueden recibir inteligencia y comprensión. Todos están invitados a hacer ese regreso. Nefi lo vivió y, como resultado, pudo enseñarlo. Todos deben seguir su ejemplo y vivirlo para poder entenderlo y luego enseñarlo. Es la acción lo que lleva a la comprensión. “Si tuviera que decir una cosa hará más para armonizar a una persona con el Señor que cualquier otra cosa, sería esto: tomar en serio el Libro de Mormón. He asumido que es un texto auténtico y antiguo escrito por mensajeros proféticos cuyas palabras deben estudiarse para determinar cómo pueden cambiar la vida de cualquier persona. Aunque todo el mundo puede tratarlo a la ligera, he tratado de no hacerlo. Por eso creo que la aprobación del Señor se ha dado a un hombre tonto, vanidoso, propenso a errores y débil. Tómese en serio el Libro de Mormón. Aplícalo a ti mismo. No como un medio para juzgar a los demás, sino como un medio para poner a prueba tu propia vida. Una cosa es evaluar nuestras circunstancias, que el libro nos obliga a hacer, pero no necesitamos ir más allá de darnos cuenta de nuestra terrible situación. A partir de ese momento, la advertencia debería funcionar dentro de nosotros mismos para ayudarnos a mejorar, ver más claramente nuestro día, pensar más correctamente sobre lo que está sucediendo y actuar de manera más coherente con los propósitos del Señor. ”El Libro de Mormón no es simplemente un libro de la escritura. Es el volumen preeminente de escritura para este día. Todos los demás volúmenes de escritura son muy inferiores a ella. Es el convenio que la humanidad ha sido condenada por descuidar. “Es la razón por la que Lo he encontrado. Por encima de todo, he usado el Libro de Mormón para dirigir mis pensamientos, acciones, enseñanzas y comprensión. Él nos está invitando, usando el texto del Libro de Mormón para encontrarlo, individualmente, para nosotros mismos. Este libro es la restauración del Evangelio. Desafortunadamente, la mayoría de las personas se lo han perdido. Sin embargo, es cierto.”