Monday, October 30, 2017

La Búsqueda

La búsqueda de la verdad es individual. Todos deben emprenderlo por sí mismos. La búsqueda de una mujer nunca es igual que la de la otra mujer. Las experiencias de un hombre nunca serán las de otro. Eso no significa que nunca haya elementos comunes. Las millas en el camino son comunes a casi todas las búsquedas.

¿Dónde está el lugar más valioso para comenzar la búsqueda? Esta pregunta requiere que respondamos a las demás. Por ejemplo, ¿José Smith fue divinamente inspirado para traducir y publicar el Libro de Mormón? ¿Sus revelaciones y traducciones de otros registros también fueron divinamente inspiradas lo cual incluye los discursos sobre la fe?

Ya que creo que José Smith fue divinamente inspirado, la búsqueda para mí comienza allí. Me requiere que proceda en estos pasos: Primero, encuentre información sobre las enseñanzas, traducciones, discusiones, revelaciones y creencias de José de las fuentes más confiables. Esto no es tan fácil como parecía una vez. Los materiales disponibles a través de los papels de José Smith, por ejemplo, requieren que algunas suposiciones y conclusiones sean revisadas, descartadas, modificadas o incluso notadas por primera vez. Una gran cantidad de información sobre la vida de José, sus palabras, incluso sus revelaciones no se nos ha transmitido con precisión a lo largo de apenas dos siglos. Pero este es el mejor y más reciente lugar para comenzar la búsqueda.

Segundo, el paradigma de José debe ser adaptado, modificado y corregido por lo que la nueva visión del ministerio de José Smith revela y recupera. Esto no es fácil porque las tradiciones y las suposiciones son parte de nuestro pensamiento interno. Nos aferramos a las presunciones hasta que nos vemos obligados a abandonarlos. Incluso si pensamos que podemos comenzar con una lista en blanco, no podemos. No sabemos lo que no sabemos y, por lo tanto, obviamos estos defectos. Requiere que siempre estemos dispuestos a admitir que necesitamos y debemos aceptar la corrección. Esto no es fácil, pero es necesario.

Tercero, debemos vivir nuestras vidas en conformidad con la verdad tal como la entendemos para que podamos recoger la luz y la verdad del cielo. No podemos vivir la hipocresía y esperar ayuda divina. No podemos abusar de nuestros vecinos y esperar el favor divino. Dios nos ayuda porque somos limpios delante de él. Él (y nosotros) sabemos si tenemos manos limpias y un corazón puro.

Cuatro, hasta que hayamos hecho el trabajo de los tres primeros, no hay una expectativa justificada de descubrir o haber revelado algo nuevo. La revelación llega al final de la búsqueda, no al principio. Sin embargo, cuando llegue la revelación, debemos estar dispuestos a aceptarla y luego reconsiderar todo en los primeros tres pasos a la luz de lo que hemos ganado en el cuarto. Incluso si pensamos que estamos viviendo fiel a la luz que teníamos antes, una vez que tengamos más luz debemos reflejar eso en nuestras vidas. Lo que hicimos, dijimos, creímos o pensamos antes puede que ya no sea consistente con lo que acabamos de aprender.

Del mismo modo, el trabajo del segundo paso (adaptación, modificación y corrección) puede ser totalmente inadecuado para la nueva verdad que se ha obtenido. Y finalmente, el primer paso (interpretación y comprensión de la fuente) puede cambiar debido a la nueva luz.Todos nosotros pasamos por este mismo proceso.

Ninguno de nosotros puede escaparlo.

El Espíritu Santo tiene como efecto primario el dar inteligencia al hombre. Es cierto que hay muchos "dones" del Espíritu Santo, pero el primer efecto, el más importante y el más claro, es aumentar la inteligencia o, en otras palabras, la luz y la verdad.

El Espíritu Santo "crece" en la luz mientras prestamos atención y diligencia a la luz. (Estas son todas paráfrasis de TPJS y D y C).

Pregúntese:
-¿Cree que comprende mejor ahora que antes de que comenzara su búsqueda?
-¿Cree que puede ver más claramente lo que debe hacer a continuación?
-¿Las Escrituras te revelan más ahora que antes de que comenzaras este proceso?
-¿Hay más "inteligencia" o luz y verdad en tu vida hoy que antes?

Si puede responder a cualquiera de estos "sí", no dude, pero sigue adelante. He trabajado varias décadas para aprender lo que aprendí, y paso un tiempo todos los días estudiando, orando, contemplando y reflexionando. Aunque he tenido experiencias notables, continúo estudiando porque las cosas de Dios son profundas, y requieren un pensamiento cuidadoso, paciente, solemne para adquirir algo de lo que Él ha puesto a disposición.

Creo que Él no dará una revelación original para revelar lo que Él ya nos ha revelado en las Escrituras. En su lugar, Él nos exige que primero estudiemos Sus palabras, luego, cuando las Escrituras se vuelven incapaces de responder a la pregunta, Él nos muestra por revelación cómo ver lo que tenemos delante de nosotros. Algunas de las cosas más grandiosas que he contemplado por revelación, he encontrado que ya están descritas en las Escrituras. Simplemente todavía no tengo los ojos para verlo.

Confía en Dios, pero sigue su patrón.
Si el día de su resurrección, Cristo pasó el día exponiendo las Escrituras;
Y si Moroni pasó la noche enseñando y volviendo a enseñar las Escrituras a Jose Smith;
ENTONCES mira tus escrituras. Vea si tiene alguna ayuda para estudiarlos. Deje que prueben a su satisfacción que el Espíritu Santo puede y le hablará.

Al reflexionar más sobre, pensé en el esfuerzo de Oliver Cowdery para traducir el Libro de Mormón. El Espíritu Santo no nos exime de gran esfuerzo, sino que nos equipa para obtener la verdad como el rendimiento de nuestro esfuerzo.

José Smith demostró que el patrón es verdadero. Él investigó todas las religiones. Asistió a sus reuniones, habló con los ministros y prestó atención a sus reclamos. Él no pudo determinar la verdad. Luego él "trabajó" sobre las escrituras. "Al final", finalmente decidió hacer lo que Santiago  pide y  entonces oró. Su oración fue respondida porque hizo el trabajo preliminar, el estudio requerido, y puso el trabajo necesario.

Durante tres décadas estudié y enseñé las Escrituras. Cada semana se invirtieron entre 10 y 40 horas mientras me preparaba para impartir una clase de 50 minutos. Trabajé, las escrituras cedieron para estudiar, y aprendí más y más acerca de Dios. La Visión de la Redención de los Muertos que se encuentra en la Sección 138 también se obtuvo por estudio y oración.

Las escrituras son un Urim y un Thummim diseñados para provocar la revelación. No puede divorciarse del proceso de obtener la revelación del estudio necesario de las Escrituras. Dios no hizo tal cosa conocida por Lamán, Lemuel o nosotros cuando no buscamos en las escrituras e invertimos nuestro corazón y nuestra mente en aprender Sus caminos.

He estudiado las escrituras por años. Por ahora, informan la mayoría de cada pensamiento.Llénate de las Escrituras y mira lo que el Espíritu Santo puede hacer en ese momento. Léelos ahora y vea cómo se abren para usted. Si no piensas, excepto para pedir y esperar que Dios haga el trabajo, no entiendes la diferencia entre "magia" y salvación. Somos salvados no más rápido de lo que ganamos conocimiento.

Estudia las escrituras Incluya los discursos sobre la fe como parte de ese plan de estudios. Estudia a José Smith. Prepara tu mente primero, luego mira lo que Dios te revelará.

Monday, July 31, 2017

Una Vision de Getsemaní

Visión relacionada por Denver Snuffer, Jr. Publicado en "Ven, Adorémoslo"

Conocí a un hombre en Cristo hace unos cuatro años que, siendo eclipsado por el Espíritu el 26 de febrero de 2005, hubo que el Señor se le apareció nuevamente. Y el Señor le habló cara a cara con sencilla humildad, como un hombre habla a otro, llamándolo por su nombre. Mientras hablaban el Señor extendió su mano y tocó los ojos del hombre y dijo: ¡Mira! El hombre había abierto ante él una vista del Señor arrodillado en oración. Estaba en un lugar oscuro. El aire era pesado y lleno de tristeza. El hombre vio al Señor orando en Getsemaní en la noche de Su traición y antes de Su crucifixión.

Todo lo que el Señor había hecho anteriormente en Su ministerio mortal, sanando a los enfermos, resucitando a los muertos, dando la vista a los ciegos, restaurando el oído a los sordos, curando al leproso y ministrando el alivio a otros mientras enseñaba era sólo un preludio de lo que el Señor debía hacer ahora en esta oscura y opresiva noche.

Cuando el Señor se arrodilló en oración, Su sufrimiento vicario comenzó. Se sintió dominado por el dolor y la angustia. Él sentía dentro de Él, no sólo los dolores del pecado, sino también las enfermedades que los hombres sufren como resultado de la Caída y sus decisiones necias y malas. El sufrimiento fue largo y el reto difícil. El Señor sufrió las aflicciones. Fue curado de la enfermedad. Él venció los dolores, y soportó pacientemente las debilidades hasta que finalmente regresó a la paz de la mente y la fuerza del cuerpo. Tomó un acto de voluntad y esperanza para Él para vencer la aflicción que había sido derramada sobre Él. Él venció la separación causada por estas aflicciones y se reconcilió con Su Padre. Estaba en paz con toda la humanidad.

Él pensó que sus sufrimientos habían terminado, pero para Su asombro otra ola lo agobió. Éste era mucho mayor que el primero. El Señor, que había estado arrodillado, cayó sobre sus manos ante el impacto del dolor que formaba parte de una segunda ola mayor.

Esta segunda ola era mucho más grande que la primera que parecía vencer por completo al Señor. El Señor fue herido tanto por las injurias físicas como por las aflicciones espirituales. Al sufrir de nuevo, Su carne se desgarró lo cual sanó usando el poder de la caridad dentro de Él. El Señor tenía tal vida dentro de Él, tal poder y virtud dentro de Él, que aunque Él sufrió en Su carne, estas heridas se sanaron y Su carne se restauró. Su sufrimiento era tanto cuerpo como espíritu, y había angustia de pensamiento, sentimiento y alma.

El Señor venció esta segunda ola de sufrimiento, y de nuevo encontró paz mental y fuerza de cuerpo; Y Su corazón se llenó de amor a pesar de lo que había sufrido. De cierto, fue la caridad o el amor lo que le permitió vencer. Estaba en paz con su Padre y con toda la humanidad, pero requería otro acto de voluntad y caridad aún mayor que el primero para que lo hiciera.

Una vez más, el Señor pensó que Su sufrimiento había terminado. Se quedó sobre sus manos y rodillas por un momento para recobrarse a sí mismo cuando otra ola de tormento estalló sobre Él. Esta ola lo golpeó con tanta fuerza que cayó hacia adelante sobre su rostro. Él estaba afligido por esta ola mayor. Entonces fue curado sólo para ser afligido de nuevo como las olas de tormento se le desbordada. Ola tras ola se derramó sobre El, con sólo momentos entre ellos. El sufrimiento del Señor progresó de una porción menor a una mayor de aflicción; Porque como uno sería vencido por Él, la siguiente, mayor aflicción entonces sería derramada. Cada ola de sufrimiento era sólo preparación para la siguiente ola mayor. Los dolores de la mortalidad, las debilidades, las heridas y las enfermedades, junto con los sufrimientos del pecado, las transgresiones, la culpa de la mente y el malestar del alma, los horrores del reconocimiento de los males infligidos a los demás, fueron derramados sobre Él, La confusión y la perplejidad se multiplicaron sobre Él.

Ansiaba que terminara, y pensó que terminaría mucho antes de que finalmente terminara. Con cada ola pensó que sería el último, pero luego otro vino sobre Él, y luego otro. El que contemplaba esta escena se sentía dolido por lo que veía, y suplicaba que la visión del sufrimiento del Señor terminara. No podía soportar ver a su Señor sufriendo de esta manera. La petición fue negada y la visión no terminó, porque el Señor le requirió que la testificara.

El hombre vio que el Señor rogaba al Padre que "esta copa pasara" de Él. Pero el Señor estaba decidido a sufrir la voluntad del Padre y no la suya. Por lo tanto, una ola final vino sobre El con tal violencia que lo cortó en cada poro. Parecía por un momento que estaba destrozado, y esa sangre salió de todos los poros. El Señor se retorció de dolor en el suelo mientras este gran tormento final se derramaba sobre El.


Toda virtud fue quitada de El. Toda la gran fuerza de la vida en El fue golpeada y afligida. Toda la luz se convirtió en oscuridad. Se humilló, se escurrió y se quedó sin nada. No es posible para un hombre soportar tales dolores y vivir, pero con nada más que la voluntad, la esperanza en su Padre y la caridad para con todos los hombres, Él emergió de la última ola de tormento, sabiendo que había sufrido todo esto por Su Padre Y Sus hermanos. Por su esperanza y gran caridad, confiando en el Padre, el Señor regresó de este abismo oscuro y encontró gracia de nuevo, su corazón se llenó de amor hacia el Padre y todos los hombres.

Estas grandes cargas han llevado por el Señor no sólo por la humanidad, sino también como un preludio necesario de su muerte sobre una cruz romana. Si no hubiera sido tan físicamente debilitado por estos sufrimientos y drenado de poder desde dentro, la flagelación y la crucifixión que Él sufrió a manos de los hombres no podrían haberse quitado su vida.

Fueron muchas horas después de que esta visión se cerrara antes de que el testigo de este sufrimiento pudiera volver a componerse. Él lloró por la visión que le mostró, y se preguntó por el gran sufrimiento del Señor por la humanidad.

El testigo reflexionó durante muchos días sobre esta escena del gran sufrimiento del Señor. Leía muchas veces el relato de la agonía del Señor dada a José Smith, que dice: "así que, te mando que te arrepientas; arrepiéntete, no sea que te hiera con la vara de mi boca, y con mi enojo, y con mi ira, y sean tus padecimientos dolorosos; cuán dolorosos no lo sabes; cuán intensos no lo sabes; sí, cuán difíciles de aguantar no lo sabes. Porque he aquí, yo, Dios, he padecido estas cosas por todos, para que no padezcan, si se arrepienten; mas si no se arrepienten, tendrán que padecer así como yo; padecimiento que hizo que yo, Dios, el mayor de todos, temblara a causa del dolor y sangrara por cada poro y padeciera, tanto en el cuerpo como en el espíritu, y deseara no tener que beber la amarga copa y desmayar. Sin embargo, gloria sea al Padre, bebí, y acabé mis preparativos para con los hijos de los hombres.". [D & C 9].

Él reflexionó y preguntó: ¿Por qué había olas de tormento? ¿Por qué aumentaron en dificultad? ¿Cómo se organizaron como parecían encajar en un patrón?

Después de un largo interrogatorio sobre las cosas que había visto, el Señor, que es paciente y misericordioso y dispuesto a instruir a los que lo invocan, volvió a aparecer al hombre el 20 de diciembre de 2007. Él le hizo saber que las olas De tormento sufrido por el Señor vino en parejas que se reflejaban entre sí. El primero de cada ola derramó sobre el Señor esos sentimientos, remordimientos, recriminaciones y dolores que sentían los que hirieron a sus semejantes. Luego siguió una segunda ola, que reflejaba la primera, pero impuso los dolores sufridos por las víctimas de los actos cometidos por los de la primera ola. En lugar de los dolores de aquellos que infligen daño o mal, ahora era la ira, la amargura y los resentimientos sentidos por aquellos que sufrieron estos errores.

De cada ola de sufrimiento, ya sea como el que aflige o como víctima de esos males, el Señor vencería los malos sentimientos asociados con estos errores y encontraría Su corazón lleno de paz. Esta fue la razón por la cual, en la visión del sufrimiento del Señor, fue en las segundas olas que apareció a menudo ser lesiones a Su cuerpo.

La mayor dificultad en estas olas pareadas de tormento siempre superaba el sufrimiento de la víctima. Con estas olas, el Señor aprendió a superar los resentimientos de las víctimas, a perdonar, y a curar tanto el cuerpo como el espíritu. Esto era más difícil que superar las luchas que surgían de quien cometió el mal. Esto es porque el que hace el mal sabe que ha hecho mal y siente unos arrepentimientos naturales cuando se ve bien. La víctima, sin embargo, siempre siente que es su derecho a mantener el resentimiento, a juzgar a su perseguidor, y a retener la paz y el amor por sus semejantes. El Señor estaba obligado a vencer ambos para que pudiera socorrer a ambos.

En el juntamiento de las olas, el primer tormento fue de la mente y el espíritu, y el segundo fue el tormento de la mente, el espíritu y el cuerpo.

El Señor experimentó todo el horror y el pesar que los hombres malvados sienten por sus crímenes cuando finalmente ven la verdad. Experimentó el sufrimiento de sus víctimas, cuyo justo enojo y resentimiento natural y decepción también deben ser desechados, y el perdón dado, para que puedan encontrar la paz. Él los venció a todos. Descendió por debajo de todos ellos. Lo entiende todo.

Y Él sabe cómo traer la paz a todos ellos. Sabe amar a los demás, ya sea que hayan ofendido o hayan sido víctimas de la ofensa.


En la última ola, los pecados más brutales, más malvados y más odiosos infligidos unos a otros fueron sentidos por Él como una víctima de lo peor que los hombres pueden hacer. Conocía como sentía al sufrir la muerte erróneamente. Él Conocía lo que era ser una madre que sostenía a un niño en sus brazos mientras que ambos son matados por los que se deleitan en su sufrimiento. Conocía cómo era para los hombres ambiciosos librarse de un rival por conspiración y asesinato. Conocía lo que era tener la virtud robada a los inocentes. Conocía la traición, la perfidia y el abuso en todo su peor horror degradante. No hubo ninguna crueldad, ninguna ofensa, ningún mal que la humanidad ha sufrido o sufrirá que no fue puesto sobre Él.

Conocía lo que es para los hombres satisfacer su ambición vistiendo su hipocresía en traje religioso. También sentía lo que era ser víctima de la opresión religiosa por aquellos que pretenden practicar la virtud mientras oprimen a otros. Conocía los corazones de aquellos que lo matarían. Antes de enfrentarse a su condenación de Él en la carne, Él sufrió su tormento de la mente cuando reconocieron que Él era el Señor, y luego encontraron la paz para lo que harían al rechazarlo. En esta extremidad estaba la locura misma al reflejar el mal que lo destruiría, y aprendió a llegar a la paz con el Padre después de matar al Hijo de Dios, y a amar a todos los involucrados sin restricción y sin fingimiento, incluso antes de hacer los actos terribles. Su sufrimiento, por lo tanto, abarcó todo lo que ha sucedido, todo lo que sucedió, y todo lo que sucedería en el futuro.

Como resultado de lo que el Señor sufrió, no hay ninguna condición física, espiritual o mental que Él no entienda completamente. Él sabe cómo enseñar, consolar, socorrer y dirigir a todos los que vienen a Él buscando el perdón y la paz. Es por eso que el profeta escribió: "por su conocimiento mi siervo justo justificará a muchos, porque llevará sus iniquidades". [Isa 19] Y diciendo: Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, y nosotros le tuvimos por azotado, herido por Dios y afligido. Mas él herido fue por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados.". [Isa 19] Él obtuvo este conocimiento por las cosas que sufrió. Él sufría que pudiéramos evitar el pecado siendo obediente a Sus mandamientos. Ninguno de nosotros necesita dañar a otro, si lo seguimos. Conoce plenamente las consecuencias del pecado. Él enseña a sus seguidores cómo evitar el pecado.

El profeta Alma enseñó y comprendió los sufrimientos de nuestro Señor al escribir: "Y él saldrá, sufriendo dolores, aflicciones y tentaciones de todas clases; y esto para que se cumpla la palabra que dice: Tomará sobre sí los dolores y las enfermedades de su pueblo. Y tomará sobre sí la muerte, para soltar las ligaduras de la muerte que sujetan a su pueblo; y sus debilidades tomará él sobre sí, para que sus entrañas sean llenas de misericordia, según la carne, a fin de que según la carne sepa cómo socorrer a los de su pueblo, de acuerdo con las debilidades de ellos." [Alma 4].

Él puede traer la paz a cualquier alma. Él puede ayudar a aquellos que vienen a Él a amar a sus semejantes. Él solo es el Maestro Perfecto porque sólo Él tiene el conocimiento que cada uno de nosotros carece para volver a ser completo y en paz con el Dios y Padre de todos nosotros después de nuestra transgresión de Su voluntad. Es sabio a lo que se requiere para la salvación de cada hombre.

Cuando el Señor hizo notar estas cosas terribles al hombre, clamó: ¡Hosana al Cordero de Dios! ¡Ha pisado solo el lagar! ¡Gloria, honor y misericordia estén sobre el Elegido por siempre jamás! ¡Me someteré a todo lo que creas conveniente exigir de mí! ¡Doblaré mi rodilla en obediencia a ti! ¡Que se haga tu voluntad, no la mía! Entonces, pensando en lo insignificantes que eran sus dificultades y decepciones en comparación con el sufrimiento que vio impuesto a su Señor, el hombre agregó: ¡Ciertamente la bondad y la misericordia han sido mías todos los días de mi vida!

Y el Señor respondió: Y morarás en la casa del Señor para siempre. Entonces el hombre lloró.
 

Reaciones