Sunday, September 25, 2016

"Organizaos"

Hay algunas ideas importantes que deben ser considerados cuando se discute el establecimiento de Sión. La primera es que una nueva dispensación del Evangelio siempre se construye sobre lo que había antes. Nunca se ignoran dispensaciones anteriores. Aunque al final Moisés fundó un "look-and-feel" (estilo) muy diferente para Israel, su primer libro relata la creación y el papel de los primeros patriarcas de preservar el conocimiento de Dios desde los tiempos de Adán. Así que la dispensación de Moisés dio deferencia a, y se conservó la memoria de la dispensación patriarcal.

Del mismo modo José se le dio una dispensación sobe la cual se va a construir. El Libro de Mormón, otras revelaciones dadas por medio de José, y la preservación de la autoridad del sacerdocio rudimentaria eran todos necesarios para el trabajo. A medida que la última obra avanza hacia adelante, hay muchas razones para estar agradecido por aquellos que han conservado algo de lo que se dio por medio de José Smith. Debemos dar gracias a ellos.

La dirección para "organizos" se da siete veces en la revelación moderna. (Véase, por ejemplo, D. y C. 44: 4; 78:11; 88:74; 88: 119; 104: 11; 104: 58; 109: 8.) Al considerar la restauración, ¿que pasa si los creyentes no estaban dispuestos a organizarse con el fin de estar subordinada a una jerarquía? ¿Qué pasa si la gente de buena fe llegaron a la conclusión de que las debilidades de este sistema daría lugar inevitablemente a los abusos y la apostasía? ¿No hay otra alternativa que la de "organizaros" en un sistema de quórumes, ramas, barrios, estacas, regiones, zonas y, a continuación colocar toda ella erróneamente a disposición de un dominando Católica-imitante "sacerdocio" que reclama el derecho para gobernar y reinar por el derecho de controlar inherente en sus oficinas de sacerdocio? Se predijo que ese sistema resultaría vulnerable a fracaso total y la pérdida total de la autoridad. (Véase D. y C. 121: 36-37.)

Los creyentes están autorizados a "organizaros" de cualquier manera que elijan. Las autoridades derivan su derecho institucional para presidir exclusivamente del consentimiento de los gobernados. Es a través de "común acuerdo" que cualquier derecho para gobernar se establece en la iglesia. (D & C 26: 2; 28:13) El derecho de organizarse viene de "común acuerdo" dado por los hombres y las mujeres. Este derecho es tan fundamental que tiene mayor derecho que la primera presidencia, doce, setenta y sumo consejos. En ausencia de estas autoridades, los santos se reservan el derecho a gobernarse a sí mismos por su propia voz: "[D]onde no hay un quórum [de los Doce] van a tener que hacer negocios por la voz de la Iglesia." ( JS papeles, documentos Vol. 4, p. 302.) Si los doce han rechazado las restricciones sobre ellos ( "Ningún poder o influencia se puede ni se debe mantener en virtud del sacerdocio"), a continuación, santos, incluidos los que actúan independiente de una organización jerárquica, son libres de "organizaros" por su propia voz y llevar a cabo asuntos por la voz de la congregación.

Dones del Espíritu no son coincidentes con, ni dependiente de sacerdocio. Cualquier persona, hombre o mujer, joven o viejo, con o sin sacerdocio pueden tener dones del Espíritu. (Ver, por ejemplo, D & C 46:10-26) la instrucción de Pablo a los santos de Corinto sugirió que todos (hombres, mujeres y niños), buscaran los mejores dones. (1 Cor. 14) Esa instrucción no se podría dar a un público tan variado si dones del Espíritu se limitaban a los poseedores del sacerdocio.

La gran sumo sacerdote para quien el Santo Sacerdocio según el Orden del Hijo de Dios fue renombrado (D. y C. 107: 2-3), no realizó milagros a través de su sacerdocio. Al igual que cualquier otra persona, él realizó milagros a través de su fe. Su fe para hacer milagros precedió a su ordenación sacerdotal. (Ver JST-Gen. 14:26.) Debido a que exhibió una gran fe, fue ordenado posteriormente. (Ver JST-Gen. 14:27). Antes de su ordenación, hizo milagros. Esto significa que, al igual que D & C 46: 10-26 confirma, que los dones del Espíritu no se limitan a los hombres que poseen el sacerdocio. Cualquier persona de cualquier edad o sexo puede hacer milagros a través de la fe. El resultado de esto, por supuesto, es que las mujeres como a los hombres pueden profetizar, sanar a los enfermos, hablar en lenguas, tener visiones, sueños inspirados, y otras obras notables por el Espíritu.

Al presidente David O. McKay se le da crédito para el programa de correlación del sacerdocio. El se opuso a ella. El creía que daría lugar a la apostasía total de la Iglesia SUD. Nadie tiene por qué ser cautiva de este sistema. Todos son libres para organizarse de una manera que refleja una determinación de servir a Dios, confiar en las escrituras, recibir el bautismo de acuerdo con la doctrina de Cristo, y asociarse con otros como iguales. Es IMPOSIBLE para las personas dispares y desiguales, que están subordinados a una jerarquía de control, a ser de " uno en corazón y voluntad, y vivían en rectitud; y no había pobres entre ellos" La igualdad esencial requerida para Sion no puede ocurrir. Esta es la razón que la ciudad de Enoc tenía ninguna jerarquía, y por qué la gente de Melquisedec le llama un "príncipe de la paz," a pesar de que no era un príncipe real. No tenía ningún reino. Él enseñó el arrepentimiento y su pueblo se arrepintió. José estableció la igualdad en la base de esta dispensación. Fue destruido por las instituciones que lo reclaman como su fundador. Cualquier nueva dispensación debe evitar repetir el error.

Existe una débil esperanza para Sion. Pero siempre que hay alguna esperanza en absoluto, se encuentra en el esfuerzo para arrepentirse y seguir a Cristo, no sólo de hablar, sino de hacer.

En el próximo entrada voy a hablar de la falla fatalmente tóxicos inherentes a la institucionalidad que destruye la igualdad. Hay otros defectos cuando se abandona el orden institucional, y los que de igual manera serán discutidos en una tercera entrada.

Monday, September 19, 2016

La Salvacion viene solo mediante Cristo

La expiación es nuestro rescate. sólo Cristo lo realizó y ha proclamado que sólo él lo ha logrado:
Isaías 63: 3: "He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo[.] "

En la revelación moderna, El ha reiterado que sólo Él lleva a cabo el sacrificio expiatorio requerido para salvarnos del juicio y la condenación:
D & C 133: 50: "He pisado yo solo el lagar y he traído juicio sobre todo pueblo; y nadie estuvo conmigo; "

Él nos salva por medio de la expiación, porque Él pagó el precio de la ira del Dios Todopoderoso por todos los pecados:
D. y C. 76: 107: "He vencido y pisado, yo solo, el lagar, sí, el lagar del furor de la ira del Dios Omnipotente."

Pablo explicó que a través de la desobediencia original de Adán, una sentencia de muerte fue impuesta a la humanidad, pero que la sentencia fue revocada y muchos serán constituidos justos por el sacrificio de Cristo. (Ver Romanos 5: 12-19.)

Es Cristo quien va a guardar el camino. El permitirá a que los que han creído en El, le han obedecido, y han guardado sus mandamientos y asi anduvieron en el camino de Su justicia (para llegar a ser justos) para entrar:
2 Nefi 9:41: "Así pues, amados hermanos míos, venid al Señor, el Santo. Recordad que sus sendas son justas. He aquí, la vía para el hombre es angosta, mas se halla en línea recta ante él; y el guardián de la puerta es el Santo de Israel; y allí él no emplea ningún sirviente, y no hay otra entrada sino por la puerta; porque él no puede ser engañado, pues su nombre es el Señor Dios."

Es Cristo y solo por Su nombre que proporcionará la salvación para la humanidad:
Mosíah 5: 8 "Y bajo este título sois librados, y no hay otro título por medio del cual podáis ser librados. No hay otro nombre dado por el cual venga la salvación; por tanto, quisiera que tomaseis sobre vosotros el nombre de Cristo, todos vosotros que habéis hecho convenio con Dios de ser obedientes hasta el fin de vuestras vidas."
Juan 14:6 "Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí."

Hay muchos otros en el cielo. Dios el Padre y Cristo no están solos. Hay un ejercito entero de seres con ellos:
Neimiah 9: 6: "Tú, solo tú, eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, y todas sus huestes, la tierra y todo lo que en ella hay, los mares y todo lo que en ellos hay; y tú vivificas todas estas cosas, y las huestes de los cielos te adoran."

Algunos del ejercito son justos, alinee con Dios, y seguir su voluntad:
D. y C. 88: 112: "Y Miguel, el séptimo ángel, el arcángel, reunirá a sus ejércitos, sí, las huestes del cielo."

Huestes angélicas están en ambos lados, algunos en la mano derecha de Dios y otros en su izquierda:
2 Crónicas 18:18: "Oíd, pues, la palabra de Jehová: Yo he visto a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba a su mano derecha y a su izquierda."
1 Reyes 22:19: "Oye, pues, la palabra de Jehová: Yo vi a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a él, a su derecha y a su izquierda."

Pero los ejércitos angelicales conservan el derecho a elegir. Es posible que ellos se rebelan y cayen de lo alto. Es posible que los ejércitos angelicales a ser arrojado del cielo:
D & C 29:36: "Y aconteció que Adán, habiendo sido tentado por el diablo, pues, he aquí, este existió antes que Adán, porque se rebeló contra mí, diciendo: Dame tu honra, la cual es mi poder; y también alejó de mí a la tercera parte de las huestes del cielo, a causa de su albedrío"

Los miembros fieles de los ejércitos celestiales pueden promover la obra de Dios, y cooperar con El para ayudar a la humanidad:
D & C 84:42: "Y, ¡ay! de todos aquellos que no obtengan este sacerdocio que habéis recibido, el cual ahora confirmo por mi propia voz desde los cielos sobre vosotros que estáis presentes este día; y aun os he encomendado a las huestes celestiales y a mis ángeles."

No podemos ser salvados por un ángel. Tampoco se puede confiar en ningún ángel, incluso desde el cielo, para ser el objeto de veneracion o adoración. Eso debe ser reservado para Cristo y su Padre unicamente:
Gálatas 1: 8: "Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema."

Incluso si fuera un ángel a darle un convenio, promesa o garantía; o un hombre fuera a "sellarte hasta la vida eterna", a menos que venga por y através de Cristo solamente, será de ningún valor en el más allá:
D. y C. 132: 12-13: "Yo soy el Señor tu Dios; y te doy este mandamiento: Que ningún hombre vendrá al Padre sino por mí o por mi palabra, que es mi ley, dice el Señor. Y todas las cosas que hay en el mundo, ya sean prescritas por los hombres, por tronos, o principados, o poderes, o cosas de renombre, cualesquiera que fueren, y que no sean de mí ni por mi palabra, serán derribadas, dice el Señor, y no permanecerán después que los hombres mueran, ni tampoco en la resurrección, ni después, dice el Señor tu Dios."

Aquellos que adoran a los ángeles, hombres o instituciones en lugar de convertirse en Cristo riesga a sujetarse a un ángel caído:
2 Nefi 9: 8: "¡Oh, la sabiduría de Dios, su misericordia y gracia! Porque he aquí, si la carne no se levantara más, nuestros espíritus tendrían que estar sujetos a ese ángel que cayó de la presencia del Dios Eterno, y se convirtió en el diablo, para no levantarse más."(Véase también D. y C. 76:. 98-105. )

Una de las pretensiones del adversario es afirmar que él es "el hijo de Dios" o el "Unigénito", esperando con ello engañar a la gente a adorarlo en lugar del Señor. (Véase Moisés 1:19; D. y C. 128: 20).

Antes de aceptar un mensaje como verdad, usted debe saber las escrituras lo suficientemente bien como para poner a prueba el mensaje contra las palabras de Cristo, su voz que no cambia desde el tiempo de Adán hasta el presente, y los profetas. No debería ser difícil determinar si alguna cosa nueva es verdad o simplemente vanidad, sin poder, y ofensivo a Dios. Usted debe tener cuidado con cualquier ángel o hombre que pretenden "sellarte desde lo alto" a cierta recompensa eterna. Puede ser que se encuentre sujeta en la otra vida a un espíritu malo que va a reclamar el derecho de dominio sobre ti. Hay pretendientes, incluso entre los ejercitos del cielo. José Smith advirtió, "El hombre no puede ser salvo sino al paso que adquiere conocimiento, porque si no obtiene conocimiento, alugn poder maligno lo dominara en el otro mundo; porque los espiritus malos tendran mas conocimiento y, por consiguiente, mas poder que muchos de los hombre que se hallan en el mundo. De modo que se precisa la revelacion para para que nos ayude y nos de conocimiento de las cosas de Dios."(DHC. 4: 588).

Creer en Cristo, confía en El, y buscar la salvación por medio de El unicamente.

Reaciones