Sunday, March 18, 2018

Acuerdo mutuo

Acuerdo mutuo


En respuesta a las oraciones y a las súplicas, el Señor respondió con una definición de acuerdo mutuo, tal como se usaba en la Respuesta a la Oración por el Convenio de esta forma: Como entre uno y otro usted elige no disputar. En pocas palabras, incluso aunque no estemos de acuerdo, si elegimos no disputar, tenemos un acuerdo mutuo. Orad juntos en humildad y presentad en humildad vuestra disputa ante mí, y si estáis contrito ante mí, os diré mi parte. Cuando se entregó la definición, estaba acompañada por la comprensión de que el Señor podría haber disputado todos los días de Su vida con alguien. Él escogió deliberadamente no disputar. No tenía una personalidad argumentativa. Como entre uno y otro, eso somos cada uno de nosotros, porque cada uno de nosotros está involucrado en una relación con otro, que usted escoge. Eso sí, Cristo podría haber disputado, podría haber corregido, podría haber desafiado cada una de las convenciones religiosas y sociales de su época… ¿Cuánto del evangelio de Cristo no habría sido posible que Él predicaría si Él hubiera estado disputando? Él escogió no hacerlo. A ese respecto, quizá Su ejemplo más piadoso fue la paciencia con la que Él trató a aquellos a su alrededor de forma amable, paciente, corrigiéndoles cuando acudían a Él en gran medida con preguntas intentando atraparle, pero declarando afirmativamente en el Sermón del Monte cómo usted podría tomar a cualquier grupo de personas y convertirlas en Sion, si pudiéramos vivir en el Sermón del Monte.

No comments:

Post a Comment

¿Que piensas tú?