Wednesday, December 24, 2014

Benjamín, Cristo y José

Las enseñanzas del Rey Benjamín son asombrosas para leer.  Para él la pregunta crítica fue su consciencia.  "(yo) os había servido, andando con la conciencia limpia delante de Dios" (Mosíah 2:27)  Esto fue importante porque él sabía que tenía que poner la carga sobre su pueblo advirtiéndoles, de lo contrario él sería responsable por fracasar advertirles.  Su sermón fue a fin de que "se me halle sin culpa, y vuestra sangre no sea sobre mí cuando comparezca para que Dios me juzgue por las cosas que me ha mandado concerniente a vosotros." (Mosíah 2:27)  El sabia que advertir a su pueblo en lenguaje claro sería la única manera de tener su consciencia limpia delante de Dios.  Entonces su pueblo podría escocer entre hacer caso a sus enseñanzas y así obedecer a Dios, o rechazar su mensaje y por lo tanto ser responsable.

El rey Benjamín también enseno una lección casi idéntica a lo que el Salvador resucitado ensenaría luego.  Aquí en el lenguaje del Rey Benjamín:
" Mas cuidaos, ¡oh pueblo mío!, no sea que surjan contenciones entre vosotros, y optéis por obedecer al espíritu malo, del cual habló mi padre Mosíah.  Porque he aquí, se ha decretado un ¡ay! para aquel que quiera obedecer ese espíritu;"  (Mosíah 2:32-33)

Aquí son las palabras de Criso:
"Y no habrá disputas entre vosotros, como hasta ahora ha habido; ni habrá disputas entre vosotros concernientes a los puntos de mi doctrina, como hasta aquí las ha habido.  Porque en verdad, en verdad os digo que aquel que tiene el espíritu de contención no es mío, sino es del diablo, que es el padre de la contención, y él irrita los corazones de los hombres, para que contiendan con ira unos con otros.  He aquí, ésta no es mi doctrina, agitar con ira el corazón de los hombres, el uno contra el otro; antes bien mi doctrina es ésta, que se acaben tales cosas. "  (3 Nefi 11: 28-30)

Ni el Rey Benjamín ni Cristo anticipaban un acuerdo completo entre sus seguidores.  Todos nosotros entendemos cosas un poco diferente, y en algunos casos mas completo al empezar a estudiar un tema.  Aun el mismo individuo entenderá el mismo tema de una manera diferente a tiempos diferentes.  Al estudiar en buena fe y confianza ante Dios puede creer en una proposición que tu entendimiento al respecto cambiarás luego.  Eso es inevitable cuando estamos progresando.  

Suponiendo que tomamos en serio al Rey Benjamín y la instrucción de Cristo a abstenernos de contender con ira el uno al otro, como seguimos como hermanos y hermanas al solucionar nuestros desacuerdos inevitables.

-por persuasión
-por longanimidad
-por benignidad, mansedumbre  (es decir, con la humildad)
-por bondad
-por conocimiento puro
(DyC 121:41-42)

Las disputas inapropiadas y contenciones que fueron condenados por el Rey Benjamín y Cristo encajarían asimismo aclaraciones de escritura de José. Estamos advertidos a no hacer:
-encubrir nuestros pecados
-satisfacer nuestro orgullo
-seguir nuestra vana ambición
-ejercer mando (es decir, control)
-ejercer dominio
-ejercer compulsión
-perseguir a los santos del Señor   

Uno de las mas fuertes evidencias de que José Smith estaba en armonía con el Espíritu del Señor es demostrado en sus palabras que reflejan tanto las de Rey Benjamín como las de Cristo.  El Rey Benjamín aconsejó a su pueblo después de una vida de servicio y contemplación.  El consejo de Cristo fue dado después de Su resurrección en su apariencia a una audiencia Nefita.  En contraste, las palabras inspiradas de José vinieron mientras estaba encarcelado en la cárcel en Missouri.  Palabras de Gracia (es decir, favorable; bondadoso; benevolente; misericordioso; dispuestos a perdonar las ofensas e impartir bendiciones inmerecidas.) de los tres, pero las de José fueron escritas en las circunstancias más peores.  Esto es una de las razones que tengo mucho respecto por José.



(Escrito por Denver Snuffer, y Traducido por buenmormonismo)

No comments:

Post a Comment

¿Que piensas tú?

Reaciones